Hasta el infinito y | Atención Plena O Mindfulness En El Día A Día
El Mindfulness implica ser consciente de dónde tenemos puesta nuestra atención en cada momento. Puede estar en un pensamiento, en una emoción, en una sensación corporal o en el entorno que nos rodea. Para poder comprender más fácilmente este concepto, es preciso que sepamos que nuestra mente solo puede mantener la atención plena en una sola cosa al mismo tiempo. De lo contrario, alguna de las actividades que realicemos no la haremos bien y además interferirá negativamente sobre la otra.
57034
post-template-default,single,single-post,postid-57034,single-format-standard,qode-core-1.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,pitch-ver-2.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,grid_1300,woocommerce_installed,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Atención Plena O Mindfulness En El Día A Día

Hoy quise introducir un tema cada vez más conocido en nuestra sociedad, pero a veces no entendido del todo y como siempre digo, nunca es tarde ni pronto para aprender

 

El Mindfulness implica ser consciente de dónde tenemos puesta nuestra atención en cada momento. Puede estar en un pensamiento, en una emoción, en una sensación corporal o en el entorno que nos rodea. Para poder comprender más fácilmente este concepto, es preciso que sepamos que nuestra mente solo puede mantener la atención plena en una sola cosa al mismo tiempo. De lo contrario, alguna de las actividades que realicemos no la haremos bien y además interferirá negativamente sobre la otra.

El ejemplo claro es conducir y hablar por el móvil.
Otro ejemplo claro es cuando vas caminando con un amigo o tu pareja y quieres decirle algo importante, automáticamente te paras y después le cuentas lo que sea que te preocupe. Esto pasa a nivel subconsciente (aunque no quieras) porque nuestra mente si que sabe que como no te pares, no te prestará toda la atención que tu necesitas en ese momento, y todos sabemos lo muchísimo que nos molesta que no nos escuchen.

 

Algo muy importante que quiero aclarar es que la atención plena no es solamente estar concentrado en un momento concreto de nuestro día o cuando estudiamos, es una manera de enfocar la vida en la que en todo momento somos conscientes de lo que estamos haciendo, pensando o sintiendo en este preciso momento, es decir, no permitimos que ninguna distracción nos saque del momento presente.
Seguro que muchos estáis pensando en que es algo muy complicado, que no es fácil, etc. y lo entiendo porque yo pensaba lo mismo hace años. Solo es cuestión de empezar y de poco a poco ir aprendiendo a vivir de una manera que es mucho más beneficiosa para nosotros.

 

Uno de los pasos más importantes para llegar a este nivel de control vital, es la aceptación. Consiste en no juzgar nuestros pensamientos ni sentimientos, solo darse cuenta de que están ahí, observarlos, y continuar con lo que estuviéramos haciendo.
Si por el contrario empezamos a darles vueltas, y a hacernos preguntas de por qué están allí, por qué me siento así, etc. solo estamos dándoles más valor por lo que no se irán nunca.

 

Quizá de este modo se entienda mejor: vamos a tratar de “pasar” de esos pensamientos intrusos y sensaciones incómodas que tratan de molestarnos. ¿Qué pasa cuando dejáis de prestar atención a alguien? Inicialmente insiste un poco más debido a su frustración, pero al no conseguir su objetivo, desiste y desaparece dejándonos en paz. Aquí ocurre lo mismo.

 

Actuando así, lo que conseguimos es quitar el piloto automático y recuperar el control sobre algo que si podemos controlar pero que hasta ahora nos ha controlado a nosotros. Ya sabéis que lo que no está bajo nuestro control no debemos prestarle ni un ápice de energía ni de tiempo por mucho que nuestra mente quiera que lo razonemos y lo tratemos de entender. Si esa fuera la manera adecuada, tras “darle vueltas” a las cosas nos haría sentir mejor y la ansiedad desaparecería, pero seguro que todos habéis comprobado que no ocurre así. Por lo tanto, dejemos de hacerlo.

 

Como vais a ir viendo a medida que lo pongáis en práctica, la atención plena nos ayudará a recuperar nuestro equilibrio interno (todos nacemos con él pero lo vamos perdiendo) atendiendo de forma holística a lo relacionado con el ser humano: cuerpo, mente y espíritu. Practicando la atención plena desarrollamos una mayor capacidad de discernimiento y de compasión, nos abre la puerta hacia nuevas posibilidades, nos trae al aquí y al ahora, nos invita a vivir una vida de manera plena y en el presente.

 

Solo añadir una cosa más, un detalle de los que a mí me gustan. Mientras estáis en el presente, completamente centrados en cada cosa que hagáis, aseguraos de que os acerca a donde queréis estar en un futuro. Para ello es importante tener claras las metas a conseguir y qué creéis que vais a obtener al conseguirlas. De ahí la frase “don´t work harder, work smarter”, es decir, trabajar muy duro y con disciplina en algo que no nos acerca a donde queremos estar no vale para nada, solo nos dará la sensación de estar esforzándonos y de “cumplir” hasta que llegado un momento, la frustración, el cansancio, el estrés y la culpa se adueñen de nosotros por no haber planificado bien “nuestra obra maestra”, que es nuestra vida.

 

Esto es lo mismo que si nos pusiéramos a hacer un puzzle de millones de piezas (como es nuestra vida) sin mirar la figura que tenemos que formar, puedes estar muy centrado y dedicarle muchas horas sin distraerte, pero el resultado… ya os imagináis cuál será.

 

Por ello, recomiendo que miremos siempre de reojo al futuro e ir asegurándonos de que vamos por el buen camino. Esa combinación genera tal satisfacción que nunca más lo haremos de otra manera.

 

En mi cuenta de Instagram @arturo_psicologo os dejo un video de un ejercicio para empezar a ejercitar la atención plena. Si tenéis alguna duda contactarme.

 

¿Por qué no empezar hoy?

arturo gracia About the author
No Comments

Leave a Comment: